Tres claves para el autónomo o freelance

haircutCarolina se levanta muy temprano para abrir su peluquería y trabaja hasta muy tarde, sin siesta ni descanso. Acepta todos los encargos, sin ver la hora ni el día. Invierte unos euros en publicidad y dedica todas las noches a escribir en las redes sociales buscando más clientes. “La competencia es fuerte -me comenta- y hay quienes están tirando los precios por los suelos. Ya no sé qué más hacer”.

Hablamos de todo un poco, de sus ganancias por mes y de sus agobios. Al final, acordamos unas sesiones de Coaching. Quería hacer cambios cuanto antes.

Y las decisiones que tomó le llevaron donde quería: unos ingresos más estables, una vida familiar más feliz y un estado de ánimo a prueba de crisis.

Todo empezó cuando se dio cuenta que trabajaba mucho sin ver resultados, que su salud estaba empeorando y su estado de ánimo estaba siempre alterado. La relación con su marido no era la misma y sus hijos la ponían más nerviosa que de costumbre. Ver esta realidad y desear cambiarla con urgencia le impulsó a actuar.

Carolina decidió hacer tres cambios: en su motivación, autodisciplina y capacidad innovadora.

Motivación

Consiguió tener un sistema propio para motivarse cada día. Primero cambió el hábito de la preocupación diaria por el de la planificación directa. En vez de agobiarse y darle vueltas a los problemas, se centró en lo que podía y quería hacer. Después, identificó lo que más le importaba en su trabajo y lo que le hacía sentir orgullosa, para despertarse cada mañana con la mirada puesta en algo que valía la pena, por encima del trabajo y del dinero. Por último, escribió un plan para ser mejor tanto en casa como en el negocio, lo ubicó en un lugar visible y a él acudía cuando sentía que le faltaba el aliento.

Autodisciplina

Encontró que la forma de ser fiel a su plan era evaluar cada semana sus avances y conversarlo con su familia para animarse. Ya no sólo trabajaba mucho sino que empezó a medir los resultados de sus acciones: Si algo no funcionaba, lo cambiaba por una nueva acción.

Dejó un tiempo las redes sociales y se concentró en escuchar lo que necesitaban sus clientes, hablando incluso por teléfono con ellos. Así, salieron ideas para nuevos servicios.

Y respecto a sus horarios, puso una norma: En el trabajo, 100% concentrada en ser mejor profesional y en casa, 100% sólo para mis hijos y mi marido.

Innovación

Carolina decidió formarse por su cuenta y leer sobre marketing y publicidad. Eso la llevó a cambiar el nombre de su peluquería, incluir nuevos servicios y asociarse con dos centros de estética. Entró en una asociación y consiguió cerrar un acuerdo con dos casas de la tercera edad. Al ver el movimiento de clientes, se arriesgó y contrató una ayudante…

Carolina sigue viviendo en la misma comunidad, con la misma familia y rodeada de una competencia cada vez mayor pero su vida ya no es la misma. Decidió un cambio y lo hizo realidad gracias a su motivación, autodisciplina y capacidad de innovación.

 

Anuncios

El milagro israelí: Innovación y emprendimiento

El milagro israelí, el japonés, el alemán…suenan muy bien pero ¿en qué están basados?

En un cambio del modo de hacer las cosas, en una apuesta por el riesgo y en un trabajo sostenido y disciplinado. Antes tenían modelos de exportación tradicional y ahora exportan tecnología y startups. Nada viene gratis. No hay secretos ni atajos. Un buen plan estratégico, acuerdos público-privados, inversión en  I+D+i, apoyo al emprendedor y sobretodo mucha gente haciendo bien lo que está bajo su responsabilidad.

En Extremadura podemos debatir muchas horas si es posible aplicar las claves que han funcionado en Israel o si podemos tener mentalidad emprendedora pero no serviría de nada. Lo importante es decidir qué queremos, mirar lo que ha funcionado para otros y dar el primer paso. Hoy mismo. Eso es emprender.

¿Hace cuánto tiempo que no evaluamos con nuestro equipo? ¿Medimos los avances en cada área del negocio? ¿Tenemos el control de los fallos? ¿La información fluye? ¿Hemos introducido mejoras en nuestra organización este año? Eso es innovar.  Sin una organización inteligente ni un equipo que aporte, estamos perdiendo el 50% de las fuentes de ideas innovadoras, según las estadísticas.

Hoy podemos decidir, si seguimos esperando el dinero para implantar la oficina de I+D+i o si empezamos a innovar con lo mejor que tenemos: nuestro equipo emprendedor y luego damos un paso más hacia la tecnología.

VÍDEO: Comparto tres ideas clave del milagro israelí mencionadas en el ámbito del Foro de Innovación y Crecimiento España-Israel (Cáceres, Extremadura), clausurado el día de hoy.

¿Por qué Coaching en el 2013?

Logo de Tres Talentos

¡Bienvenidos a este blog de Coaching!
Pasen, tomen asiento y charlemos un momento.

¿Por qué Coaching?
A los 12 años descubrí que ayudar a los demás da felicidad. Lo vi en mis padres y en mis hermanos mayores cuando eligieron profesiones relacionadas con el servicio.
Cuando me tocó elegir seguí varios caminos, algunos mejores que otros.
Fui docente varios años y aprendí a hacer terapia psicológica, aplicándolo a las empresas.
Me enamoré, vine a España, me casé y trabajé en una Escuela de Negocios, asesorando empresarios y directivos.
Conocí el Coaching y comprobé en mi experiencia que genera resultados: Mejoré en mi organización y mi estilo de consultor, aprendí a escuchar y a motivarme cada día, descubrí nuevas habilidades y mi vida personal se enriqueció.
Sentí, pensé y decidí que el Coaching sería mi forma de vivir, trabajar y ayudar a los demás a ser felices. Era el año 2009.
Estudié en la Escuela OlaCoach y aprendí de John Whitmore, uno de los padres del Coaching, cuál es el modo de ser coach en nuestro mundo.
Comparto con mi mujer, Esperanza, esta aventura y cada día dedico mi tiempo a estudiar, amar a mi familia, meditar y hacer que mi profesión de coach sea el mejor camino para crear cambios en las organizaciones y en las personas.

¿Por qué Coaching de Empresa?
El 2011 fundé Tres Talentos para conseguir la innovación y mejora de las organizaciones, a partir del desarrollo del liderazgo y el trabajo en equipo. Sin innovación ninguna organización podrá competir ni crecer. Sin embargo, los resultados sólo podrán ser asombrosos cuando vienen acompañados de tres elementos: claridad en lo que se quiere (mente), perseverancia en la decisión (emoción) y práctica de hábitos hasta conseguir los resultados esperados (acción).

Gracias por vuestros comentarios y opiniones. Y hasta el siguiente post!