Aumenta el poder de tu mente

Hace una semana un cliente me comentó: “Necesito enfocarme. Noto que estoy más disperso, que abro más y más opciones y me cuesta cerrar los proyectos en el tiempo y la calidad que necesito. ¿Qué puedo hacer?”

Hablamos sobre la organización del tiempo, la costumbre de ser fiel a las prioridades pero sobretodo hablamos de los hábitos para tener una mente más fuerte.

Los emprendedores pasamos muchas horas del día pensando, reflexionando estrategias y tomando decisiones al tiempo que consideramos los pro y contra de las cosas rápidamente. Y todo eso bajo la presión del negocio, la competencia y los mercados. Lo que no siempre hacemos es entrenar nuestra mente para que responda mejor ante tanta presión y trabaje con mayor eficiencia, sin que eso signifique echar más horas o terminar el día con la cabeza a punto de estallar.

Unos pocos hábitos repetidos cada día optimizan lo que ya tenemos y somos: personas inteligentes, con valores y con ganas de ser mejores cada día.

Comparto contigo 3 hábitos que pueden serte útiles para un primer acercamiento:

-Revisa los valores que tienes y busca la coherencia con lo que estás haciendo. Trabajar en cosas que no creemos o sentir que no estamos asumiendo los valores que aprendimos de niños genera tensión y recorta la posibilidad de ser más efectivos.

-Gasta la energía en lo que si puedes hacer. Evitando dar muchas vueltas en la cabeza a situaciones, personas y decisiones que están fuera de tus manos.

-Detente a evaluar tus resultados cada semana. Busca un momento para ti, en silencio y escribe lo que has conseguido y cómo lo has hecho. Es el modo de conseguir que la experiencia te haga más rápido, más fuerte, más alto.

Para terminar, observa de nuevo el gráfico con 18 opciones que pueden ayudarte a elegir los 2 ó 3 hábitos con los que puedes empezar a practicar esta semana. Si deseas mayor información te recomiendo el nuevo libro de Amy Morin o el libro clásico de Stephen Covey. Además, no olvides que en Tres Talentos nos dedicamos al coaching y la innovación y podemos ser de utilidad.

Anuncios

El camino del éxito y un plan de entrenamiento (I)

Te invito a mirar este vídeo. Si te gustan las ideas, pasa a la acción con este plan de entrenamiento que te propongo desde el Coaching:

1. Descubre tu talento (lo que realmente quieres hacer con tu vida)

Haz una lista extensa de las actividades o situaciones de tu vida o de la vida de otros que te gustan. Analiza cada una con estas 4 preguntas:

* ¿Se me da muy bien?

* ¿Lo podría hacer por horas sin aburrirme?

* ¿Estoy dispuesto a dar mucho de mí y dedicarme a ello hasta conseguir logros?

* ¿Cuándo empezaré a buscar y crear las oportunidades para hacerlo realidad?

Si respondes sí a las 3 primeras y decides un fecha en menos de tres días, ya estás descubriendo tu talento y lo que quieres hacer con él. Sigue por ese camino.

2. Aumenta tus ideas (sé creativo)

No importa si eres emprendedor o trabajas para alguien, si eres un chaval o tienes 45, siempre puedes ser más creativo. Eso te hace más fuerte, te permite adaptarte y avanzar. La clave está en entrenar.

Aquí tienes un ejercicio muy sencillo: Piensa en tu actual negocio y tu competencia. ¿Qué podrías reducir, eliminar, incrementar o crear para ofrecer algo mejor que ellos? Escríbelo en un gráfico:

matriz

Luego, toma decisiones. Aplica algunas ideas, desecha otras. Vuelve a hacer el gráfico. Ponlo delante de tu mesa de trabajo, pide a tu equipo que haga el mismo ejercicio y compáralo con el tuyo. Haz otro gráfico de tu vida personal. Sigue pensando, relacionando, poniendo a prueba…y ya estás entrenando.

3. Persevera hasta el final

Emprendedores y empleados pierden la ilusión y las ganas de levantarse cada día para trabajar porque han desconectado con la recompensa o el sentido de lo que hacen. Tener un trabajo o recibir un salario cada mes no estimula. Se necesita algo que emocione interiormente. Eso se llama motivación y es lo único que consigue la perseverancia, cada día, cada hora, año tras año, hasta conseguir grandes resultados.

Te planteo un reto. Cada día durante dos semanas al levantarte hazte 4 preguntas:

* ¿A quién amo y quién me ama?

* ¿De qué estoy orgulloso en mi vida?

* ¿Qué haré hoy para tener más energía?

* ¿Cómo ayudaré a los demás a  ser más felices?

Conectar lo que más te importa con el inicio de tu jornada puede ayudarte a recuperar el motivo por el que haces las cosas cada día.

Hoy entrenamos tres talentos. En el próximo post plantearé tres talentos más que pueden ser útiles en tu camino de éxito.