Reciclaje profesional y coaching: 5 ideas

fundacion-eduardo-punset2“Soy odontólogo. Desde hace 6 años trabajo con mucho ahínco, pero la verdad me siento muy frustrado con mi profesión. Aquí en mi país es muy poco valorada, sueldo bajo y considero que el riesgo no es igual que el beneficio. He decidido dejar la práctica privada y dedicarme a dar clases, algo diferente, pero me asusta un poco el cambio.” (Fundación Eduardo Punset, apoyo online).

Si te identificas con este testimonio te invito a seguir leyendo y considerar una de las sugerencias ofrecidas en la Fundación Eduardo Punset:

“Para desarrollar competencias no solo es necesario contar con un interés o motivación personal hacia el cambio, sino también con buenos orientadores o facilitadores que nos encaucen hacia nuevos rumbos que provoquen una exigencia personal y técnica. La figura del coach puede servir para prepararte mentalmente y dar lo mejor de ti…

caminamosExisten momentos en la vida profesional que requieren de apoyo externo. Un compañero de viaje que nos escuche, cuestione, nos mantenga centrados en lo que queremos y apunte a resultados con un plan de acción concreto.

No es necesario emplear mucho tiempo ni hurgar en nuestros secretos más profundos. Se trata de clarificar dónde estamos y dónde queremos estar. Así podemos dibujar un camino en medio de la niebla y mantenernos firmes a pesar de lo que nos rodee. Porque un reciclaje profesional no es un cambio cualquiera, hay mucho en juego: la familia, la economía, la seguridad, el éxito,  etc.

¿En qué momento profesional te encuentras? Si estás dando vueltas a la idea de dar un paso hacia otra profesión o trabajo te invito a realizar 5 acciones:


camino stgoEscribe
lo que estás pensando. Incluye lo que sientes y te preocupa. Agrega las cosas y personas que más te importan. Luego, hazte la pregunta, ¿qué quiero hacer realmente?. Demora en responder para asegurarte que sea lo que verdaderamente deseas en la vida. Esta respuesta marcará todo lo demás y deberá ser tu faro en medio de la noche. Agrega una lista de los obstáculos y miedos que no te permiten avanzar hacia aquello que deseas. Ahora, incluye otra lista de los posibles apoyos, recursos o profesionales que necesitas para avanzar. Finalmente, ubica en un calendario una o dos acciones para empezar a informarte, pedir consejo o decidir pequeñas acciones que te acerquen a lo que deseas.

Y recuerda, que en Tres Talentos estamos para apoyarte cuando lo desees. Feliz viaje hacia el reciclaje de tu vida.

Tres claves para el autónomo o freelance

haircutCarolina se levanta muy temprano para abrir su peluquería y trabaja hasta muy tarde, sin siesta ni descanso. Acepta todos los encargos, sin ver la hora ni el día. Invierte unos euros en publicidad y dedica todas las noches a escribir en las redes sociales buscando más clientes. “La competencia es fuerte -me comenta- y hay quienes están tirando los precios por los suelos. Ya no sé qué más hacer”.

Hablamos de todo un poco, de sus ganancias por mes y de sus agobios. Al final, acordamos unas sesiones de Coaching. Quería hacer cambios cuanto antes.

Y las decisiones que tomó le llevaron donde quería: unos ingresos más estables, una vida familiar más feliz y un estado de ánimo a prueba de crisis.

Todo empezó cuando se dio cuenta que trabajaba mucho sin ver resultados, que su salud estaba empeorando y su estado de ánimo estaba siempre alterado. La relación con su marido no era la misma y sus hijos la ponían más nerviosa que de costumbre. Ver esta realidad y desear cambiarla con urgencia le impulsó a actuar.

Carolina decidió hacer tres cambios: en su motivación, autodisciplina y capacidad innovadora.

Motivación

Consiguió tener un sistema propio para motivarse cada día. Primero cambió el hábito de la preocupación diaria por el de la planificación directa. En vez de agobiarse y darle vueltas a los problemas, se centró en lo que podía y quería hacer. Después, identificó lo que más le importaba en su trabajo y lo que le hacía sentir orgullosa, para despertarse cada mañana con la mirada puesta en algo que valía la pena, por encima del trabajo y del dinero. Por último, escribió un plan para ser mejor tanto en casa como en el negocio, lo ubicó en un lugar visible y a él acudía cuando sentía que le faltaba el aliento.

Autodisciplina

Encontró que la forma de ser fiel a su plan era evaluar cada semana sus avances y conversarlo con su familia para animarse. Ya no sólo trabajaba mucho sino que empezó a medir los resultados de sus acciones: Si algo no funcionaba, lo cambiaba por una nueva acción.

Dejó un tiempo las redes sociales y se concentró en escuchar lo que necesitaban sus clientes, hablando incluso por teléfono con ellos. Así, salieron ideas para nuevos servicios.

Y respecto a sus horarios, puso una norma: En el trabajo, 100% concentrada en ser mejor profesional y en casa, 100% sólo para mis hijos y mi marido.

Innovación

Carolina decidió formarse por su cuenta y leer sobre marketing y publicidad. Eso la llevó a cambiar el nombre de su peluquería, incluir nuevos servicios y asociarse con dos centros de estética. Entró en una asociación y consiguió cerrar un acuerdo con dos casas de la tercera edad. Al ver el movimiento de clientes, se arriesgó y contrató una ayudante…

Carolina sigue viviendo en la misma comunidad, con la misma familia y rodeada de una competencia cada vez mayor pero su vida ya no es la misma. Decidió un cambio y lo hizo realidad gracias a su motivación, autodisciplina y capacidad de innovación.