Muere Bernabé Tierno, el optimismo vital sigue vivo

Hoy ha fallecido Bernabé Tierno. Uno de los psicólogos más influyentes en España. Su legado sigue vivo en sus 66 libros y en los miles de seguidores que aprendimos grandes lecciones para afrontar la vida y el trabajo con una nueva perspectiva. Date una vuelta por su Club del Optimismo Vital y lee sus diversos artículos para enriquecer tu modo actual de vivir o dirigir tu negocio. Será el mejor homenaje.

Comparto aquí una entrevista de Bernabé Tierno donde expone algunas ideas y ejemplos de su libro Kárate Mental. En él ofrece estrategias para hacer frente a los golpes de la vida, sean éstos personas o situaciones conflictivas. Si entrenas tu mente y tu actitud, desarrollarás una gran estrategia de defensa personal.

También incluyo una entrevista sobre su último libro: “El amor que es vida”. Sigue este link. Son 11 minutos de sabiduría. Si deseas conocer algo más sobre él, incluyo el enlace a la noticia publicada en El País.

Si no estás contento con la vida que llevas, con el negocio que tienes entre manos o la profesión que desarrollas quizá sea el momento de detenerte y pensar, considerar nuevas opciones y tomar decisiones que te lleven a donde realmente quieres ir. En Tres Talentos tienes un aliado, síguenos en las redes sociales o déjanos tu email para llamarte y conversar sobre lo que necesitas.

Cinco hábitos del Guerrero Pacífico

El domingo por la tarde vi, por segunda vez, una película diferente: El Guerrero Pacífico, basada en la novela de Dan Millman. Es la historia de un joven deportista que encuentra en un misterioso mentor (Nick Nolte) la oportunidad de hacerse preguntas que le cambian la forma de ver y enfrentar la vida.

Este joven entiende que la verdadera meta es la vida y el modo de vivirla. Todo lo demás es un entrenamiento. Ese entrenamiento es mental, corporal, emocional, de nutrición, etc. y lleva toda una vida dominarlo. Incluso los momentos difíciles forman parte de dicho entrenamiento, en la medida que sean integrados al plan.

Hoy quiero compartir 5 hábitos que observé en la historia y pueden ayudarte a crecer personal y profesionalmente. Su práctica te puede ayudar a “vivir en el presente” sin perderte en el pasado o el futuro. Y eso da felicidad.

1. Sacar la basura de la mente. Basura es todo aquel pensamiento que distrae de lo único que realmente importa: aquí y ahora. Cuando por fin logramos vivir el presente, nos sorprenderemos de todo lo que podemos hacer y lo bien que lo haremos. El pasado o el futuro no existen. No hay que pararse a pensar, sólo hacerlo.

Tener un mantra. En ocasiones donde uno necesite estar centrado viviendo el presente, puede ser muy útil repetir un mantra de modo silencioso y calmado. Podría ser éste: ¿Dónde estoy? Aquí. ¿Qué hora es? Ahora. ¿Qué soy? Este momento.

2. Apreciar la vida tal como es. No existen momentos ordinarios. Todo momento es extraordinario. Siempre ocurre algo. La belleza es disfrutar del recorrido, estando consciente de cada respiración. Si ella se detiene dejamos de existir. Así también cuando dejamos de apreciar cada detalle de nuestra existencia.

3. Hacerse responsable. Cada acción tiene su precio y su placer. Al reconocer ambas partes aumenta el realismo y la responsabilidad. Podemos elegir ser víctima o protagonista de los eventos aparentemente desafortunados. Si elegimos actuar y hacer algo al respecto, ya no somos víctimas. Podemos elegir, siempre.

4. Dejar que las emociones ocupen su lugar. Las aceptamos y valoramos pero no permitimos que nos gobiernen. Por ejemplo, el orgullo puede ser nuestra perdición, sobretodo cuando tenemos éxito o confiamos demasiado en nuestras capacidades.

5. Descubrir aquello por lo que vivimos. Así conseguiremos valorar cada cosa en su justa medida. Y podemos ver a la muerte no con tristeza sino con alegría porque lo realmente triste no es que la gente muera sino que no sepa vivir. Es bueno estar despierto ante la oportunidad de desperdiciar la vida por creer que tenemos un destino que ha de cumplirse pase lo que pase. La adaptación y el aprendizaje en cada etapa de la vida es una de las claves.

Cuando nos hacemos las preguntas correctas, aparecen las oportunidades y las respuestas para nuestra vida. Cuando no buscamos responder lo que los demás quieren que respondamos, se abren nuevas posibilidades. El Coaching ayuda a las personas a encontrar sus propias preguntas y a vivir la vida que les pertenece, practicando sus propias respuestas. Esta búsqueda es interior: es donde realmente vale la pena buscar.

El camino del éxito y un plan de entrenamiento (final)

training talentsEn esta segunda parte del plan de entrenamiento te planteo tres talentos más que te ayudarán en tu propio camino de éxito.

 1. Convierte tus deseos en desafíos

Las personas desean muchas cosas: un mejor trabajo, el reconocimiento de los demás, una pareja que las haga felices, formar parte de algo importante, etc. y viven esperando que eso ocurra. ¡Y no ocurre! Porque ese deseo no se ha convertido en un reto que los impulse a actuar.

Todo desafío responde a dos preguntas:

* ¿Qué gran valor tiene para ti?

* ¿Qué harás, por difícil que sea?

Los retos te invitan a dar un paso más allá, a arriesgar. Te exigen pensar más rápido, trabajar más fuerte, crear más cosas. Te descubren nuevas habilidades y también carencias que deberás completar con más estudio o entrenamiento. Y todo eso estimula al ser humano.

Por eso, en las empresas no basta con tener un plan estratégico. Es necesario que sea motivador para que funcione con el equipo.

 2. Deja de poner excusas

Puedes dedicar tu tiempo a poner excusas y pensar en los porqués de la vida o hacer algo útil y empezar a trabajar contigo. Este ejercicio puede ser tu primer paso:

* Por un momento piensa en tu problema, fallo o momento difícil y en una hoja de papel dibuja dos círculos, uno pequeño y otro más grande.

* En el círculo mayor escribe las cosas que están fuera de tus manos, donde no tienes poder de influencia: decisiones que dependen de otros, circunstancias políticas o socio-económicas, estructura de la empresa, reacciones y comentarios de los demás, el clima, etc.

* En el círculo más pequeño escribe las cosas que dependen de ti: Posibles acciones que no has hecho y podrías hacer respecto al problema. Date un tiempo. Piensa en cosas grandes y pequeñas, fáciles y difíciles que podrían beneficiarte.

* Ahora, mira el gráfico y hazte la gran pregunta: ¿Dónde quiero estar? (en el círculo mayor que no controlo ni soy responsable o en el menor dónde tengo poder de acción) Y… ¡actúa!

 3. Crea tu propio plan de entrenamiento

Si quieres avanzar en tu camino de éxito necesitas un plan que te asegure ir en la dirección correcta y te mantenga en forma:

* Primero tendrás que definir qué quieres conseguir, cuándo y cuánto vale para ti.

* Después, busca el apoyo de un amigo, de tu pareja o de un empresario con más experiencia para que te ayude a darte cuenta de cómo estás llevando tu plan y descubrir cómo superar los obstáculos. Es conveniente tener reuniones semanales o cada 15 días.

* Necesitas, además, un modo de medir tus avances. Puedes evaluar tus acciones diariamente con un número y así comparar tus resultados en la semana o pedir a los demás que te evalúen.

* Finalmente, necesitarás hacer deporte, meditar, comer sano, dormir bien y tener una vida dando y recibiendo cariño de los demás. Así estarás fuerte para mantener tu plan.

Este tipo de entrenamiento no es fácil, como todas las cosas que valen la pena. Por eso, si contratas un coach para empezar, será mucho mejor.

En casa, tengo escrita una pregunta que me ayuda a tener paciencia y determinación en mi camino de éxito: ¿Qué has hecho hoy para avanzar hacia dónde quieres llegar en 10 años?

¡Qué disfrutéis del verano!

Coaching y paro: Una historia que puede ser la tuya

Imagen

Un 10 de diciembre me llama José Márquez al teléfono y dice: “Buenas tardes Sr. Vásquez, sé que es coach y quiero que me ayude a conseguir trabajo”. Ni transcurre un segundo y él agrega rápidamente: “Si no puede ayudarme, avíseme y así no le haré perder su tiempo ni el mío”. Es ahí cuando le planteo conversar sólo 20 minutos antes de darle una respuesta.

En el breve diálogo me comenta que no tiene trabajo hace 6 meses y que se ha cansado de enviar CVs sin tener respuesta. Me habla de su falta de fe en el gobierno, en el país y en la posibilidad de volver a trabajar. Dedica muchas horas al día a buscar trabajo en internet, mirando portales de trabajo, revisando sus redes sociales y leyendo consejos para un buen CV y cosas similares. Todo en vano.

Respondiendo mis preguntas, me indica que en el fondo lo que quiere no es sólo un trabajo sino sentirse útil y capaz de hacerse cargo de su familia, quiere volver a tener energía y disfrutar con su familia como antes. Siente que algo en él se ha perdido y lo quiere recuperar. Se da cuenta que el trabajo es sólo una parte de lo que necesita y me afirma que está dispuesto a recuperar su vida, su trabajo, su familia y lo que haga falta. Es en ese momento cuando acepto ayudarle y pactamos 6 sesiones de Coaching (una cada 10 días).

En las tres primeras sesiones, José decide no buscar trabajo sino mejorar su forma de ser y tratar a los demás. En vez de preocuparse, empieza a actuar. Aprende a escuchar y a comunicarse mejor, dedica una hora al día al deporte y empieza a estudiar en casa temas relacionados con su profesión. Mejora su estado de ánimo y vuelve a creer en sí mismo y en lo mucho que vale.

Una vez que se siente equilibrado a nivel personal decide qué hacer a nivel laboral. Tiene claro que no quiere ser emprendedor ni cambiar radicalmente de profesión. Invierte dinero en estudiar un curso para renovarse, mejora su CV y sigue entrenando su perfil comercial. Por fin se decide a buscar trabajo fuera de Extremadura y en puestos diferentes al suyo.

El proceso de Coaching termina. José mira hacia atrás y sonríe al ver todos los avances conseguidos. Sólo falta el trabajo… ¿Sólo? Sigue buscando. Pasan 3 meses y consigue dos entrevistas. Nada.

Un día, después de 6 meses de búsqueda activa, consigue una entrevista y es aceptado. La suerte no la tiene José, la tiene la empresa que ha contratado la mejor versión de José, con más habilidades, conocimientos y sabiduría que antes.

¿Por qué Coaching en el 2013?

Logo de Tres Talentos

¡Bienvenidos a este blog de Coaching!
Pasen, tomen asiento y charlemos un momento.

¿Por qué Coaching?
A los 12 años descubrí que ayudar a los demás da felicidad. Lo vi en mis padres y en mis hermanos mayores cuando eligieron profesiones relacionadas con el servicio.
Cuando me tocó elegir seguí varios caminos, algunos mejores que otros.
Fui docente varios años y aprendí a hacer terapia psicológica, aplicándolo a las empresas.
Me enamoré, vine a España, me casé y trabajé en una Escuela de Negocios, asesorando empresarios y directivos.
Conocí el Coaching y comprobé en mi experiencia que genera resultados: Mejoré en mi organización y mi estilo de consultor, aprendí a escuchar y a motivarme cada día, descubrí nuevas habilidades y mi vida personal se enriqueció.
Sentí, pensé y decidí que el Coaching sería mi forma de vivir, trabajar y ayudar a los demás a ser felices. Era el año 2009.
Estudié en la Escuela OlaCoach y aprendí de John Whitmore, uno de los padres del Coaching, cuál es el modo de ser coach en nuestro mundo.
Comparto con mi mujer, Esperanza, esta aventura y cada día dedico mi tiempo a estudiar, amar a mi familia, meditar y hacer que mi profesión de coach sea el mejor camino para crear cambios en las organizaciones y en las personas.

¿Por qué Coaching de Empresa?
El 2011 fundé Tres Talentos para conseguir la innovación y mejora de las organizaciones, a partir del desarrollo del liderazgo y el trabajo en equipo. Sin innovación ninguna organización podrá competir ni crecer. Sin embargo, los resultados sólo podrán ser asombrosos cuando vienen acompañados de tres elementos: claridad en lo que se quiere (mente), perseverancia en la decisión (emoción) y práctica de hábitos hasta conseguir los resultados esperados (acción).

Gracias por vuestros comentarios y opiniones. Y hasta el siguiente post!