Masterchef Junior: una escuela de liderazgo

masterchef.juniorSon las 22.20hrs del 6 de enero y en España estamos frente al televisor para ver la final de Masterchef Junior, uno de los últimos y mejores programas de TVE. Es entretenimiento, PASIÓN por la COCINA y para mí… liderazgo en estado puro.

16 niños de toda España, 4 programas y un jurado compuesto por 3 chefs nos han regalado minutos de felicidad y un mensaje clave: el liderazgo se puede entrenar o “cocinar” si se sabe cómo. Para eso hacen falta tres ingredientes que vi en el programa:

Me encantó el AMBIENTE, tanto físico como personal. Los lugares escogidos son buenos para generar fantasía y creatividad (Dinópolis, DisneyLand, Faunia). Los escenarios, las cocinas, los jueces y los comensales plantean situaciones profesionales adaptadas a la edad de los niños. Los mensajes sobre el control de nervios, la concentración y la cooperación han sido repetitivos. Por eso, el ambiente ha sido exigente sin perder las formas: todos agradecían las correcciones, pedían perdón si era necesario y sobretodo colaboraban entre ellos aun no siendo del mismo equipo.

He disfrutado con la SANA COMPETENCIA. La del esfuerzo por sacar la mejor versión de uno y estar concentrado en cada minuto. Los niños repetían que querían llegar a la final haciendo un buen plato y no se les escuchó decir que deseaban que caigan los rivales. Por eso, la calidad y los buenos resultados aparecieron.

¡Qué fácil resulta compararlos con los adultos de concursos similares y apreciar que no gastaban, como ellos, su energía en repetir los defectos ajenos o esperar que los demás se equivoquen! Incluso los niños aplaudían si alguien ganaba o se ponían tristes si alguien debía irse de la competencia.

He comprobado una vez más que el APRENDIZAJE PERMANENTE es la clave para ser líder. Cuando el jurado corregía sólo veía ojos atentos por aprender más y ponerlo en práctica en el próximo reto. La primera réplica siempre era “gracias chef” y luego aceptación de fallos o de aciertos. Nada más, sin dar vueltas al tema y a renglón seguido, otra vez a los fogones.

AnaLunaTambién he visto avances en el momento de liderar equipos. Los primeros capitanes pecaron de blandos y reinó el caos, y los segundos se fueron un poco más hacia la exigencia y el carácter fuerte. Los resultados fueron mejores aunque algún capitán tuvo que pedir perdón a su equipo por el tono de voz o la rigidez mostrada. En los nuevos retos, el liderazgo fue más compartido.

Masterchef Junior parece ser sólo un exitoso concurso de cocina para niños pero para mí ha sido una escuela intensiva de valores y actitudes de liderazgo en los niños para que aprendamos los mayores.